post

las rutina de ejercicios más comunes en los deportistas

Durante toda nuestra vida nos han dicho que la mejor forma de mantener una salud adecuada es con una excelente alimentación, descansando y haciendo ejercicios ya que estos últimos suelen ser la mejor manera para mejorar nuestra condición física y  mantenernos en forma. Y si en realidad los ejercicios de convierten en tu actividad por excelencia, lo recomendable es establecer pequeñas metas con las que puedes mantenerte motivado día a día.  Aunque sabemos que establecer una rutina no es tan sencillo como comprar un electrodomésticos kyeroo que está solo al alcance un clic. Se necesita mucha disciplina y fuerza de voluntad para llevarlo a cabo.

Lo ideal es aprender a descifrar las señales que el cuerpo te proporciona para conocer los límites o necesidades del mismo. Si la actividad que estás realizando hace que te canses, sientas algo de dolor o mucho, quizás es porque te estás esforzando demás, lo que podría dar origen a ciertas lesiones, por lo que es recomendable hacer el ejercicio indicado con el equipo adecuado.

Muchas personas que recién comienzan a realizar alguna deporte, obvian los ejercicios de calentamiento ya que suelen pensar que es un tanto porque aburrido o simplemente es perder tiempo, por lo que deciden iniciar de manera intespectiva el entrenamiento físico para lo que el cuerpo aún no se encuentra  preparado, dando origen a lesiones musculares. Debido a que el cuerpo funciona como una maquinaria perfectamente sincronizada, es de vital importancia el calentamiento previo, con el que el fluido de la sangre aumente y así su temperatura para un máximo rendimiento. Para ello, no importa la actividad deportiva a la que te dediques, incluso para una caminata se requiere de calentamiento, el cual no amerita un conocimiento extenso o movimientos complicados, con sólo 10 o 15 minutos es suficiente. Pero si haces un deporte específico,  el calentamiento deberá ser enfocado en dicha actividad.

Para realizar un buen calentamiento, se deben cumplir dos etapas que incluyen mover las articulaciones ya que esto le permite al cuerpo que se disponga a subir la temperatura y el pulso. Seguidamente te sugerimos una pequeña rutina para iniciar. Primeramente debes rotar los tobillos: colocando un pie en punta, se levanta o se apoya en el piso, moviendo la articulación en círculos primero a la derecha y luego a la izquierda. Lo recomendable es realizarlo durante aproximadamente 30 segundos hacia cada lado.

Seguidamente, se deben iniciar los movimiento de las rodillas, para ello debes colocarlas juntas y de igual forma los pies, un poco flexionados apoyando las manos sobre los muslos, se hacen movimientos hacia atrás y hacia adelante. Al concluir dichos movimientos, se continúa con la cadera, con la que se hacen círculos sobre nuestro eje colocando las manos sobre la cintura para alcanzar equilibrio. Para ello sólo son suficientes 20 o 30 segundos hacia cada lado.

Si observas, los ejercicios se realizan en un sentido, desde los pies hasta llegar a la cabeza. Para continuar, se elevan los brazos a la extensión que puedas, pero uno a la vez, seguidamente realizamos giros con la cabeza como si estuvieras negando y luego afirmando de manera pausada. Lo importante siempre será mantener tu cuerpo activo y de la mejor manera. Cuerpo sano, mente sana.

Deja un comentario