post

Cómo manejar y reducir el estrés siendo un deportista

En muchos sitios webs puedes encontrar cualquier cantidad de información relacionada a los consejos que te dan para manejar el estrés para los deportistas. Sin embargo, resulta necesario aclarar algunos términos como por ejemplo, en qué consiste el estrés, cuáles son los signos del mismo, qué pasos simples puedes tomar cuando te sientes estresado y de manera adicional, brindar algunos consejos prácticos para prevenirlo, desde un punto medico mas objetivo, afirma pedro luis cobiella, y mostrar por qué nos apasiona el tema.

¿Qué es el estrés?

Se trata de una sensación de estar bajo presión anormal. Dicha presión puede provenir de diferentes aspectos de tu vida cotidiana; como por ejemplo: un aumento en la carga de trabajo, un período de transición, una situación que surja en el entorno familiar o preocupaciones financieras nuevas más las existentes, razones por las cuales podrías encontrar que tienen un efecto acumulativo, con cada estresor que se va agregando, se van construyendo uno encima del otro. Durante estas situaciones, puedes sentirse amenazado o molesto y tu cuerpo crear una respuesta de estrés, lo que da origen a una variedad de síntomas físicos, cambiar la forma en que te comportas y llevarte a experimentar emociones más intensas. El estrés nos afecta de varias maneras, tanto física como emocionalmente y en diferentes intensidades.

¿El estrés puede ser positivo?

Las investigaciones han demostrado que el estrés a veces puede ser positivo ya que genera un estado de alerta ayudándote a desempeñarte mejor en ciertas situaciones. Sin embargo, solo se ha encontrado que el estrés es beneficioso si es de corta duración. El estrés excesivo o prolongado puede contribuir a enfermedades como las cardiopatías y problemas de salud mental como la ansiedad y la depresión.

¿A qué puede conducir el estrés prolongado?

El estrés es una reacción natural a muchas situaciones de la vida, las competencias deportivas, también otras cosas como el trabajo, la familia, las relaciones y los problemas de dinero. Anteriormente mencionamos que una cantidad moderada de estrés puede ayudarnos a tener un mejor desempeño en situaciones difíciles, pero el estrés excesivo o prolongado puede llevar a problemas físicos, lo que puede incluir niveles de inmunidad más bajos, dificultades digestivas e intestinales como el síndrome del intestino irritable o problemas de salud mental, como la depresión. Esto significa que es importante controlar tu estrés y mantenerlo en un nivel saludable para evitar daños a largo plazo en tu cuerpo y mente.

¿Qué le pasa a mi cuerpo cuando experimento estrés?

Las personas reaccionan de manera diferente al estrés. Algunos síntomas comunes incluyen problemas para dormir, sudoración o un cambio en el apetito. Síntomas como estos, son provocados por una oleada de hormonas del estrés en tu cuerpo que, cuando se liberan, le permiten lidiar con presiones o amenazas. Esto se conoce como la respuesta de “lucha o huida”.

Las hormonas llamadas adrenalina y noradrenalina elevan tu presión arterial, aumentan el ritmo cardíaco y aumentan la velocidad a la que transpiras, preparando tu cuerpo para una respuesta de emergencia. Estas hormonas también pueden reducir el flujo de sangre a tu piel y reducir la actividad estomacal. El cortisol, otra hormona del estrés, libera grasa y azúcar en tu sistema para aumentar la energía.

Como resultado, se pueden experimentar dolores de cabeza, tensión muscular, dolor, náuseas, indigestión y mareos. También puedes respirar más rápidamente, tener palpitaciones o sufrir de varios dolores y molestias. A largo plazo, es posible que te pongas en riesgo de sufrir ataques cardíacos y derrames cerebrales.

Todos estos cambios son la forma en que tu cuerpo hace que te resulte más fácil luchar o huir, y una vez que la presión o la amenaza hayan pasado, tus niveles de hormonas del estrés generalmente volverán a la normalidad. Sin embargo, si estás constantemente bajo estrés, dichas hormonas permanecerán en tu cuerpo. Si estás atrapado en una oficina ocupada o en un tren abarrotado, no puedes luchar ni huir, por lo que no puedes usar los químicos que tu propio cuerpo fabrica para protegerte. Con el tiempo, la acumulación de estos productos químicos y los cambios que producen pueden ser perjudiciales para su salud.

¿Cómo puedes ayudarte?

El estrés es una reacción natural a muchas situaciones de la vida, como el trabajo, la familia, las relaciones y los problemas de dinero. Anteriormente mencionamos que una cantidad moderada de estrés puede ayudarnos a tener un mejor desempeño en situaciones difíciles, pero el estrés excesivo o prolongado puede llevar a problemas físicos crónicos, lo que puede incluir niveles de inmunidad más bajos, dificultades digestivas e intestinales, síndrome del intestino irritable o problemas de salud mental, como depresión. Por lo tanto, es importante que manejemos nuestro estrés y lo mantengamos en un nivel saludable para evitar daños a largo plazo en nuestros cuerpos y mentes.

Deja un comentario