post

El Deporte más allá del amor por los demás

Existen infinidad de tipos de apego. Las personas desarrollan atracción y apegos por casi todo lo que le rodea, por la ropa, los autos, las comidas, por lugares especiales, por actividades, y también por las mismas personas. Este punto, ello podría ser un gran problema, pero no de nuestros días ya que es posible realizar algún rito, como deshacer un amarre de amor, incluso para quienes son católicos, pues el Papa Francisco ha elaborado una oración para hacer desamarres.

Pero para quienes prefieren otras opciones más terrenales y que no impliquen algún tipo de manejo de las energías, es posible aferrarse al deporte. Por medio del deporte, las personas pueden lograr canalizar de una manera más saludable su energía tanto bélica, como de su libido o frustraciones, pero también se puede comenzar a buscar un contacto más positivo entre el cuerpo, la mente y el espíritu.

La importancia del deporte la podemos ver de forma bastante palpable cada cuatro años, al momento de celebrar los juegos olímpicos, en ellos se incorporan nuevas modalidades referidas a los juegos deportivos. Dicha capacidad innovadora al parecer no cuenta con límites. Pero, si existe algo que no puede ser modificado, y es que algunos deportes se realizan de manera individual, mientras que otros suelen ser grupales; unos se enfocan en exigir el contacto con el agua como por ejemplo la natación, el remo o el surf; mientras que otros pueden ser realizados contando con la tierra como soporte.

Pero además, existen otros que deben ser desenvueltos en el aire, tras lo cual, queda expuesta la habilidad de resistirse a la ineludible ley de gravedad, entre ellos podemos mencionar los saltos en atletismo y en gimnasia artística. Podemos ver los que comprometen el manejo de los motores, como el automovilismo o el motociclismo. Lo importante siempre será, que en medio de todo seamos inteligentes, que el amor que le pongamos a lo que hacemos sea lo suficientemente poderoso como para no permitir la entrada del odio, pues el amor si es real, palpable, y además es la esencia universal de todo lo que podemos ver, pero también de lo que no alcanzamos a ver.

Cuando realizas cualquier actividad, no debes desarrollar apego, sino amor hacia lo que haces, pues no debes olvidar que todo aquello que se arroja hacia los demás, siempre retorna hacia nosotros multiplicado, de esta manera, lo más aconsejable siempre será desear y hacer el bien, aunque ello solo lo hagamos por egoísmo.

Cuando haces deporte tienes la posibilidad de reducir el estrés, la ansiedad y además puedes prevenir la fatiga crónica. Haciendo deportes se reduce el nivel de cortisol en el organismo, esta es una de las hormonas que se ocupa de causar la ansiedad. Pero además mejora el nivel inmunológico del cuerpo ya que estimula la producción de endorfinas, que son las encargadas de defender el organismo e incluso de actuar sobre el sistema nervioso, contribuyendo a una estupenda sensación de bienestar.