post

Cómo manejar y reducir el estrés siendo un deportista

En muchos sitios webs puedes encontrar cualquier cantidad de información relacionada a los consejos que te dan para manejar el estrés para los deportistas. Sin embargo, resulta necesario aclarar algunos términos como por ejemplo, en qué consiste el estrés, cuáles son los signos del mismo, qué pasos simples puedes tomar cuando te sientes estresado y de manera adicional, brindar algunos consejos prácticos para prevenirlo, desde un punto medico mas objetivo, afirma pedro luis cobiella, y mostrar por qué nos apasiona el tema.

¿Qué es el estrés?

Se trata de una sensación de estar bajo presión anormal. Dicha presión puede provenir de diferentes aspectos de tu vida cotidiana; como por ejemplo: un aumento en la carga de trabajo, un período de transición, una situación que surja en el entorno familiar o preocupaciones financieras nuevas más las existentes, razones por las cuales podrías encontrar que tienen un efecto acumulativo, con cada estresor que se va agregando, se van construyendo uno encima del otro. Durante estas situaciones, puedes sentirse amenazado o molesto y tu cuerpo crear una respuesta de estrés, lo que da origen a una variedad de síntomas físicos, cambiar la forma en que te comportas y llevarte a experimentar emociones más intensas. El estrés nos afecta de varias maneras, tanto física como emocionalmente y en diferentes intensidades.

¿El estrés puede ser positivo?

Las investigaciones han demostrado que el estrés a veces puede ser positivo ya que genera un estado de alerta ayudándote a desempeñarte mejor en ciertas situaciones. Sin embargo, solo se ha encontrado que el estrés es beneficioso si es de corta duración. El estrés excesivo o prolongado puede contribuir a enfermedades como las cardiopatías y problemas de salud mental como la ansiedad y la depresión.

¿A qué puede conducir el estrés prolongado?

El estrés es una reacción natural a muchas situaciones de la vida, las competencias deportivas, también otras cosas como el trabajo, la familia, las relaciones y los problemas de dinero. Anteriormente mencionamos que una cantidad moderada de estrés puede ayudarnos a tener un mejor desempeño en situaciones difíciles, pero el estrés excesivo o prolongado puede llevar a problemas físicos, lo que puede incluir niveles de inmunidad más bajos, dificultades digestivas e intestinales como el síndrome del intestino irritable o problemas de salud mental, como la depresión. Esto significa que es importante controlar tu estrés y mantenerlo en un nivel saludable para evitar daños a largo plazo en tu cuerpo y mente.

¿Qué le pasa a mi cuerpo cuando experimento estrés?

Las personas reaccionan de manera diferente al estrés. Algunos síntomas comunes incluyen problemas para dormir, sudoración o un cambio en el apetito. Síntomas como estos, son provocados por una oleada de hormonas del estrés en tu cuerpo que, cuando se liberan, le permiten lidiar con presiones o amenazas. Esto se conoce como la respuesta de “lucha o huida”.

Las hormonas llamadas adrenalina y noradrenalina elevan tu presión arterial, aumentan el ritmo cardíaco y aumentan la velocidad a la que transpiras, preparando tu cuerpo para una respuesta de emergencia. Estas hormonas también pueden reducir el flujo de sangre a tu piel y reducir la actividad estomacal. El cortisol, otra hormona del estrés, libera grasa y azúcar en tu sistema para aumentar la energía.

Como resultado, se pueden experimentar dolores de cabeza, tensión muscular, dolor, náuseas, indigestión y mareos. También puedes respirar más rápidamente, tener palpitaciones o sufrir de varios dolores y molestias. A largo plazo, es posible que te pongas en riesgo de sufrir ataques cardíacos y derrames cerebrales.

Todos estos cambios son la forma en que tu cuerpo hace que te resulte más fácil luchar o huir, y una vez que la presión o la amenaza hayan pasado, tus niveles de hormonas del estrés generalmente volverán a la normalidad. Sin embargo, si estás constantemente bajo estrés, dichas hormonas permanecerán en tu cuerpo. Si estás atrapado en una oficina ocupada o en un tren abarrotado, no puedes luchar ni huir, por lo que no puedes usar los químicos que tu propio cuerpo fabrica para protegerte. Con el tiempo, la acumulación de estos productos químicos y los cambios que producen pueden ser perjudiciales para su salud.

¿Cómo puedes ayudarte?

El estrés es una reacción natural a muchas situaciones de la vida, como el trabajo, la familia, las relaciones y los problemas de dinero. Anteriormente mencionamos que una cantidad moderada de estrés puede ayudarnos a tener un mejor desempeño en situaciones difíciles, pero el estrés excesivo o prolongado puede llevar a problemas físicos crónicos, lo que puede incluir niveles de inmunidad más bajos, dificultades digestivas e intestinales, síndrome del intestino irritable o problemas de salud mental, como depresión. Por lo tanto, es importante que manejemos nuestro estrés y lo mantengamos en un nivel saludable para evitar daños a largo plazo en nuestros cuerpos y mentes.

post

Cómo organizar una fiesta de Burger Bar

Las hamburguesas personalizadas, están de moda en estos días. Pero eso no tiene por qué significar un montón de trabajo para el encargado de la cocina en ese momento, ya que puede prepararse para tu próxima barbacoa en el patio. Preparar una variedad de empanadas, ingredientes y bollos es una forma divertida de disfrutar de una comida al aire libre y asegurar que todos tus invitados puedan preparar las hamburguesas de sus sueños.

Pero si está organizando una comida, debes dividir en categorías los bocadillos ya que eso hará que el día sea más tranquilo. Con un poco de planificación y nuestros sencillos consejos y trucos, estarás preparado para una fiesta inolvidable donde puedes incluir una buena barbacoa, si tienes dudas en donde comprar alguna, puedes chequear en donbarbacoa.

Elige la carne

Hay tantas opciones cuando se trata de este ingrediente, bien sea que la hagas en casa o la compres en la tienda (o una combinación de las dos). La carne de res es una apuesta segura; Prueba las sabrosas hamburguesas Chuck canadienses, que están hechas de jugosa carne 100% canadiense. También podrían ser las hamburguesas de pollo o rellenas de pescado o pavo, como las Sensations by Compliments Bacon & Cheddar Stuffed Chicken, son alternativas convenientes y creativas. Aunque la mejor opción es elegir una variedad para que todos puedan disfrutar, o degustar nuevos sabores y descubrir. No te olvide de incluir una opción vegetariana, como nuestra hamburguesa de quinua y jamón rojo preparada con lentejas rojas, arroz integral y batata. Consejo: si estás preparando tus propias hamburguesas, considera hacerlas de un tamaño fácil de manejar para que los invitados puedan probar varios tipos y aún tengan suficiente espacio para el postre.

Consejo para la seguridad alimentaria: ten a mano un termómetro digital cuando te encuentres asando a la parrilla hamburguesas de carne. Debes cocinarlas a una temperatura interna segura: 160 ° F (71 ° C) para carne de res y 165 ° F (74 ° C) para la carne de aves. Para lograr una lectura precisa, debes insertar el termómetro en el costado de la hamburguesa de modo que la punta llegue al centro.

Elige un poco de queso

El queso realmente puede llevar tu hamburguesa al siguiente nivel. Sirve  variedades de los que se derriten fácilmente como el mozzarella, el queso azul, queso de cabra suave o brie. Las variedades premium como Comté harán que las hamburguesas sean muy especiales para los verdaderos amantes del queso. Maximiza la bondad de tu carne, haciendo estallar el queso en las hamburguesas durante los últimos dos minutos en la barbacoa, en lugar de que los invitados las coloquen ello mismos después.

Añadir un relleno sabroso

Sirve una selección de aderezos salados, como rebanadas de tocino crujientes, cebollas dulces caramelizadas y champiñones, pimientos y calabacines a la parrilla. Asegúrate de cortar los vegetales en rodajas o tiras finas para que sean fáciles de apilar en tu hamburguesa. Quieres ir más allá? Prueba un anillo de piña a la parrilla!

Añadir algunos ingredientes frescos

Aquí es donde los invitados  pueden darle a tus hamburguesas un toque de frescura, crujido y sabor. Las hojas de lechuga y la espinaca bebé, son elementos básicos de una hamburguesa, ya que son una adición fresca. Agrega tomates rebanados y complementa con Pepinillos en rodajas, sé creativo con algunos vegetales en escabeche como jalapeños, remolachas o judías verdes. Complete esta parte de tu hamburguesa con rodajas finas de cebollas dulces, gajos de aguacate, pimientos rojos o brotes asados. Si estás usando cebollas rojas, remójalas en agua con hielo durante unos 10 minutos antes de servirlas para reducir su sabor picante.

post

Los atletas de élite también sobresalen en algunas tareas cognitivas

Una nueva investigación sugiere que los atletas de élite, medallistas olímpicos en voleibol, por ejemplo, se desempeñan mejor que otros de otra manera. Estos atletas son excelentes no solo en el deporte de su elección, sino también en la rapidez con la que sus cerebros asimilan y responden a nueva información: habilidades cognitivas que son importantes dentro y fuera de la cancha. No hay que olvidar que aunque se dediquen al deporte, también afirman sus habilidades mentales bien sea por estudios académicos a través de plataformas de educación online, un ejemplo de eso es la EAE Business School (ver eae opiniones) y otra forma es a través de clases particulares con profesores dedicados.

El estudio, de los 87 mejores jugadores brasileños de voleibol (algunos de ellos medallistas en los Juegos Olímpicos de Beijing y Londres) y 67 de sus contemporáneos no atléticos, también encontró que ser un atleta minimiza las diferencias de rendimiento que normalmente ocurren entre mujeres y hombres. Los atletas femeninos, según los investigadores, se parecían más a sus compañeros masculinos en la velocidad de sus cálculos mentales y tiempos de reacción, mientras que las mujeres no atléticas realizaban las mismas tareas más lentamente que sus homólogos masculinos.

El estudio aparece en la revista Frontiers in Psychology

“Creo que hemos aprendido que los atletas son diferentes de nosotros de alguna manera”, dijo el profesor de psicología de la Universidad de Illinois y director del Instituto Beckman, Arthur Kramer, quien dirigió el estudio con la estudiante graduada Heloisa Alves.

“Encontramos que los atletas generalmente podían inhibir el comportamiento y detenerse rápidamente cuando tenían que hacerlo, lo cual es muy importante en el deporte y en la vida diaria”, dijo Kramer. “También pudieron activar, recoger información de un vistazo y cambiar entre tareas más rápidamente que los no atletas. Yo diría que estas fueron diferencias modestas, pero fueron diferencias interesantes a pesar de todo”.

En general, los atletas fueron más rápidos en las pruebas de memoria y en las tareas que los obligaron a cambiar entre tareas. Fueron más rápidos para notar las cosas en su visión periférica y para detectar cambios sutiles en una escena. Y, en general, fueron más capaces de realizar tareas mientras ignoraban información confusa o irrelevante.

Quizás el descubrimiento más interesante fue que las atletas femeninas tenían ventajas cognitivas significativas sobre sus contrapartes no atléticas, dijo Kramer, ventajas que minimizaban las sutiles diferencias de velocidad entre ellos y los hombres. Las atletas femeninas fueron más rápidas que sus compañeras no atléticas para detectar cambios en una escena y pudieron distinguir más rápidamente los detalles relevantes de un fondo distraído. Su desempeño en estas y otras tareas estuvo a la par con los atletas masculinos, mientras que los varones no atléticos superaron consistentemente a sus pares femeninas.

Los no atletas sobresalieron solo en una de las pruebas cognitivas que los investigadores administraron. En esta prueba, llamada tarea de detención, se pidió a los participantes que escribieran una tecla “Z” o “/” tan pronto como la vieran en la pantalla de una computadora, a menos que escucharán un tono poco después de que apareciera el personaje, en cuyo caso estaban dijo que se abstengan de responder. Los no atletas tendían a ser más rápidos en los casos en que el tono nunca sonaba, mientras que los atletas eran mejores para inhibir sus respuestas después de escuchar un tono.

post

las rutina de ejercicios más comunes en los deportistas

Durante toda nuestra vida nos han dicho que la mejor forma de mantener una salud adecuada es con una excelente alimentación, descansando y haciendo ejercicios ya que estos últimos suelen ser la mejor manera para mejorar nuestra condición física y  mantenernos en forma. Y si en realidad los ejercicios de convierten en tu actividad por excelencia, lo recomendable es establecer pequeñas metas con las que puedes mantenerte motivado día a día.  Aunque sabemos que establecer una rutina no es tan sencillo como comprar un electrodomésticos kyeroo que está solo al alcance un clic. Se necesita mucha disciplina y fuerza de voluntad para llevarlo a cabo.

Lo ideal es aprender a descifrar las señales que el cuerpo te proporciona para conocer los límites o necesidades del mismo. Si la actividad que estás realizando hace que te canses, sientas algo de dolor o mucho, quizás es porque te estás esforzando demás, lo que podría dar origen a ciertas lesiones, por lo que es recomendable hacer el ejercicio indicado con el equipo adecuado.

Muchas personas que recién comienzan a realizar alguna deporte, obvian los ejercicios de calentamiento ya que suelen pensar que es un tanto porque aburrido o simplemente es perder tiempo, por lo que deciden iniciar de manera intespectiva el entrenamiento físico para lo que el cuerpo aún no se encuentra  preparado, dando origen a lesiones musculares. Debido a que el cuerpo funciona como una maquinaria perfectamente sincronizada, es de vital importancia el calentamiento previo, con el que el fluido de la sangre aumente y así su temperatura para un máximo rendimiento. Para ello, no importa la actividad deportiva a la que te dediques, incluso para una caminata se requiere de calentamiento, el cual no amerita un conocimiento extenso o movimientos complicados, con sólo 10 o 15 minutos es suficiente. Pero si haces un deporte específico,  el calentamiento deberá ser enfocado en dicha actividad.

Para realizar un buen calentamiento, se deben cumplir dos etapas que incluyen mover las articulaciones ya que esto le permite al cuerpo que se disponga a subir la temperatura y el pulso. Seguidamente te sugerimos una pequeña rutina para iniciar. Primeramente debes rotar los tobillos: colocando un pie en punta, se levanta o se apoya en el piso, moviendo la articulación en círculos primero a la derecha y luego a la izquierda. Lo recomendable es realizarlo durante aproximadamente 30 segundos hacia cada lado.

Seguidamente, se deben iniciar los movimiento de las rodillas, para ello debes colocarlas juntas y de igual forma los pies, un poco flexionados apoyando las manos sobre los muslos, se hacen movimientos hacia atrás y hacia adelante. Al concluir dichos movimientos, se continúa con la cadera, con la que se hacen círculos sobre nuestro eje colocando las manos sobre la cintura para alcanzar equilibrio. Para ello sólo son suficientes 20 o 30 segundos hacia cada lado.

Si observas, los ejercicios se realizan en un sentido, desde los pies hasta llegar a la cabeza. Para continuar, se elevan los brazos a la extensión que puedas, pero uno a la vez, seguidamente realizamos giros con la cabeza como si estuvieras negando y luego afirmando de manera pausada. Lo importante siempre será mantener tu cuerpo activo y de la mejor manera. Cuerpo sano, mente sana.